Diogenes y Alejandro

Diogenes y Alejandro
Diogenes y Alejandro

sábado, 13 de agosto de 2011

Las 8 Bienaventuranzas

Las Bienaventuranzas

En la Biblia, cuando se hace referencia a la "Bienaventuranza" se esta hablando una serie de enseñanzas de Jesucristo que aparecen en los evangelios de Mateo y de Lucas.  El termino "bienaventurado" viene de "beatitud" que a su vez se origina en el adjetivo latino "beatus" que significa feliz, afortunado o bendito. 

A la bienaventuranza de le llama también "macarismo" cuando se refiere uno al genero literario bíblico.  Aunque hay varias sentencias bíblicas que utilizan dicho genero literario, las que nos interesan ahora (por el Documento Q) son las que están incluidas en Mateo o en Lucas. 

Específicamente, el sermón del monte (Mateo 5:3-11).


En general, una bienaventuranza está constituida por una expresión inicial (del griego "makarios") que se puede traducir como "feliz", "dichoso", "bienaventurado" y que califica al poseedor de la cualidad como "digno de felicidad".  En muchos casos se añade un segundo miembro a la expresión que puede estar en tiempo presente o en tiempo futuro.

El sermón de la montaña nos habla de ocho bienaventuranzas.
  1. Bienaventurados los pobres de espíritu: porque de ellos es el reino de los cielos.
  2. Bienaventurados los mansos: porque ellos poseerán la tierra. 
  3. Bienaventurados los que lloran: porque ellos serán consolados. 
  4. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia: porque ellos serán saciados 
  5. Bienaventurados los misericordiosos: porque ellos obtendrán misericordia. 
  6. Bienaventurados los limpios de corazón: porque ellos verán a Dios. 
  7. Bienaventurados los pacíficos: porque ellos serán llamados hijos de Dios. 
  8. Bienaventurados los que sufren persecución por la justicia, pues de ellos es el reino de los cielos.

Bienaventurados los pobres de espíritu
Empezando por la primer bienaventuranza, topamos con el primer problema.  Que significa ser pobre de espiritu?  Es igual ser pobre materialmente a ser pobre de espiritu?  Es el solo hecho de ser pobre ser merecedor de bienaventuranza? 

No creo que el cielo pertenezca a una persona pecadora simplemente por el hecho de ser pobre.  Tenemos que ir mas alla, definir exactamente que es un "pobre de espiritu".  Si existe un "pobre de espiritu", podemos decir que existe un "pobre de materia".  La definicion de un "pobre de materia" es la clasica definicion de un individuo que no cuenta con bienes materiales, dinero o cualquier clase de capital que lo alivie de su pobreza. 

Ahora, un "pobre de espiritu" se define porque no tiene mucho espiritu?  Mucha alma?

Esto tampoco tiene logica, ya que una persona que no sea espiritualmente "rica" no puede entender lo que significa la bienaventuranza, ya que pone su confianza en lo material y no en lo espiritual.

Ser "espiritualmente pobre" puede entenderse como: independientemente de la riqueza material, entender que espiritualmente, sin Dios, somos pobres.  Alguien inmensamente rico, puede comprender que el valor material de su fortuna no puede compararse con el valor espiritual del amor de Dios.  Por otro lado, quien se sienta espiritualmente rico solo por el hecho de contar con bienes materiales, no merece entrar en el reino de los cielos.

Ser “pobre de espíritu” significa serlo desde el espíritu, desde el corazón, desde el centro más profundo de la interioridad personal.

Estos “pobres” pertenecen a los que, en todo tiempo han puesto toda su confianza en Dios en medio de las dificultades y pruebas de la vida, según las palabras del Salmo:

Yo soy pobre y necesitado, pero tú, Señor mío, cuidas de mí. Tú eres quien me socorre y me libra, Dios mío, no tardes!” (Sal 40,18).


Son pobres de espíritu quienes luchan constantemente contra la tentación de la autosuficiencia y de la autoafirmación que la idolatría de la riqueza produce en el corazón humano y se adhieren plenamente el proyecto que Dios realiza en la humanidad y en la historia.

Lucas, en su versión de las bienaventuranzas, opone ricos a pobres, como se opone el Reino que está por llegar, a la situación histórica presente; subraya situaciones concretas, para mostrar que el Reino de Dios desestabiliza la escala de valores que predomina entre los hombres:

¡Dichosos los pobres, porque de ellos es el Reino de Dios! ¡Ay de los ricos, porque ya han recibido su consuelo!” (Lc 6,20.24).
 
Mateo, en cambio, en su interpretación,  muestra que la pobreza interior es la condición necesaria para entrar en el Reino; acentúa la dimensión exhortativa y describe las actitudes del justo.  La primera bienaventuranza de Mateo resume todas las demás. Es dichoso quien vive la pobreza por decisión personal, como actitud de sencillez y abandono delante de Dios, de desprendimiento y libertad frente a todo lo que no es Dios.

Ciertamente podemos ver ecos de Diogenes en el desprecio por lo material y en la aceptacion que la vida del hombre, al seguir "lo natural" es comprender cuan vanas son las riquezas frente a la eternidad.  Quien puede comprar la vida con dinero?  Quien puede asegurar la salud con posesiones materiales?  Somos pobres de espiritu, hasta que nuestra alma conoce la eternidad de Dios.

Podemos ser ricos, pero sin interiorizar el valor de lo material.  Aceptando nuestra pobreza como simples humanos y sientiendo la hermandad que nos une con el resto de la humanidad.  El valor de un ser humano no se mide por dinero, sino que por espíritu.

Bienaventurados los mansos: porque ellos poseerán la tierra.

Los mansos poseeran la tierra?  Como?  Si son mansos, nunca podran hacerse con bienes, ya que siempre son humildes y se inclinan ante Dios y los hombres.  Ademas, para que quieren la tierra?  Ya hemos visto que los bienes materiales no son consuelo cuando se comparan con el reino de Dios. 
Aqui radica la respuesta, "tierra" no se refiere a que un dia Jesus va a visitarnos y va a empezar a repartir tierra entre los mansos.  El salmo 37,11 nos da otra pista:

37:9 porque los impíos serán aniquilados,
y los que esperan al Señor, poseerán la tierra.
37:10 Un poco más, y el impío ya no existirá;
si buscas su casa, ya no estará;
37:11 pero los humildes poseerán la tierra y gozarán de una gran felicidad.

En este salmo, David se refiere A LA TIERRA PROMETIDA.  Por esto son los “mansos”, o humildes, los que no tienen otro defensor que Dios mismo para reivindicar sus derechos. En el Antiguo Testamento, Dios les destina el don por excelencia, la posesión de la  Tierra prometida (Sal 37,9-11), como también Jesús dice que “poseerán la tierra”.

Regresamos a las actitudes y valores "naturales" del cinico, la apatia frente a su propio sufrimiento y la aceptacion de su estado actual, sin dejar que el mundo "exterior" lo empuje a actuar.  La mansedumbre es la virtud maxima de la apatia del cinico.

Hay que hacer resaltar una diferencia enorme entre la apatia cristiana del "manso", frente a la apatia clasica del cinico.  El "manso" cristiano es apatico frente al sufrimiento propio por apoyarse en Dios.  El "manso" cinico es apatico frente a su propio sufrimiento y HACIA EL SUFRIMIENTO AJENO.

Por esta razon, podemos concluir que la segunda bienaventuranza es categoricamente diferente (y hasta opuesta) a el valor de la apatia cinica.

Bienaventurados los que lloran: porque ellos serán consolados.

Esta bienaventuranza es relativamente mas facil de explicar, aunque no esta del todo libre de malas interpretaciones.  EL problema radica en la razon del llanto.  Por que lloramos?

Mucha gente llora por la frustracion de no poder conseguir un bien material.  Otros lloran de rabia ante un desaire perpretado por un jefe, esposo (a) o la muerte de un hijo.  Si ya sabemos que lo material  no vale... por que vamos a ser consolados?  Si ya sabemos que debemos ser mansos... por que llorar frente a un desaire?  Si somos verdaderos cristianos... como podemos llorar por la muerte?

Queda muy claro que la razon de nuestro llanto y el posterior consuelo prometido tienen que provenir de valores cristianos.  Por que llora un cristiano, un hombre de Fe?  Los motivos del llanto no derivan de las miserias de una vida de pobreza, abatimiento y sometimiento, que son las mismos de la segunda bienaventuranza, sino más bien los de las miserias que el hombre piadoso sufre en sí mismo y en otros, y la mayor de todas el tremendo poder del mal por todo el mundo. A tales dolientes el Señor Jesús les trae el consuelo del reino celestial. 

El consuelo de Dios es dado a quienes lloran por las injusticias cometidas por todo el mundo.  Quien llora por la falta de Fe de la mayoria de la humanidad.  Quien llora por las iniquidades y la insolencia de la humanidad frente al amor de Dios.  Quien llora por el hambre de Dios en su vida.  Es a estas personas a quien Jesus promete consuelo.

Los Judios llamaban a Dios "Menahem", el Consolador.

Otra vez tenemos que concluir que la presente bienaventuranza es diamentralmente opuesta a los valores cinicos de la total aceptacion de la naturaleza injusta de la vida.  El cristiano no puede aceptar jamas la injusticia.  Parece que la tesis de una cristiandad cinica no tiene (hasta ahora) ningun fundamento

Bueno, esto se esta alargando mucho.  Sigo con las demas bienaventuranzas otro dia.